Acerca

AbreCultura, Morelia (México)
Presentación de resultados del primer taller de AbreCultura en Morelia, México (2013).

¿Qué es AbreCultura?

AbreCultura es una iniciativa Latinoamericana de articulación y generación de conocimiento sobre procesos ciudadanos que impulsan la transparencia y la participación ciudadana en políticas públicas para las artes y la cultura.

AbreCultura surge a partir de una iniciativa del Grupo de Incidencia de la Alianza Juntxs, como resultado de varios intercambios y debates sobre temas de transparencia y participación ciudadana en políticas públicas para la cultura. Se concibe como un Grupo de Trabajo en Red, compuesto por organizaciones y redes culturales de la región Latinoamericana, incluyendo pero no limitándose a las redes vinculadas a Juntos. El trabajo de AbreCultura se plantea desde una visión multi-red y multi-agenda, que busca servir para potenciar distintas iniciativas de incidencia en políticas públicas desde los sectores culturales. Esta iniciativa busca generar alianzas con organizaciones de otros sectores (transparencia, participación, legislación, presupuestos públicos, etc.) para avanzar hacia sus objetivos.

.Justificación

  • Existe una gran brecha entre las prácticas y aspiraciones de los actores culturales y los procesos de toma de decisión en materia de políticas públicas para la cultura desde las autoridades a cargo.
  • La idea la cultura y su rol en el desarrollo humano ha cambiado: De nociones concentradas en las bellas artes y el patrimonio cultural, a perspectivas expandidas sobre la cultura como formas de vida, prácticas políticas y ciudadanas para la transformación social.
  • Se percibe una gran hermetismo, opacidad, verticalismo y personalismo en los procesos de definición e implementación de políticas públicas para la cultura en la región.
  • Asimismo, se perciben (a) capacidades reducidas para la participación ciudadana y la incidencia en políticas públicas desde el sector cultural, junto con (b) un limitado ejercicio de derechos por parte de los agentes culturales.
  • Se hace necesario un cambio de enfoque para pasar de la concentración exclusiva en la “ausencia de políticas culturales” a un enfoque en la cultura política que permite y facilita la participación en la definición e implementación de las mismas.
  • Entendiendo a la política como una lucha por el bien común, se considera que la participación ciudadana requiere de la formación de actores políticos, capaces de organizarse, articular esfuerzos y ejercer derechos.
  • Se requieren sujetos políticos al tanto de las nuevas concepciones que promueven un desarrollo sostenible, desde el ejercicio de la democracia y la apertura de espacios de toma de decisiones.
  • La inversión pública está principalmente supeditada a intereses políticos e imperativos economicistas. Se corre el riesgo de perder de vista los impactos sociales de la acción cultural, desde un modelo de desarrollo integral, que enfatice la participación y redistribución de recursos para el bienestar social.
  • Estas preocupaciones y problemas se evidencian en todos los países de la región. A la misma vez, los procesos de comunicación mediados por tecnologías y las alianzas actuales entre redes culturales diversas en América Latina, hacen posible el imaginar una iniciativa de espectro regional, que busca un movimiento continental en favor de la democratización de las instituciones públicas de la cultura.
  • Este mismo escenario de posibilidad permite imaginar acciones descentralizadas y distribuidas, que no solo generen impactos a nivel nacional y desde la capital, sino que se repliquen y potencien desde las regiones y ciudades de los diversos países.